Adiós Cultural
/ Ruta de Cementerios /
de España
Búsqueda
Funespaña
  • Andalucía
  • Aragón
  • Asturias
  • Baleares
  • Canarias
  • Cantabria
  • Castilla La Mancha
  • Castilla León
  • Catalunya
  • Valencia
  • Extremadura
  • Galicia
  • La Rioja
  • Madrid
  • Navarra
  • Euskadi
  • Murcia
  • Ceuta
  • Melilla

Valencia


Castellón de la Plana / Valencia / Valencia
Cementerio nuevo de Castellón
Contenido no disponible en este momento.
Disculpe las molestias.
dirección Camí de L'Enramada, · 12004 Castellón de la Plana - Valencia · Tel.
información Visitar su Web
El Ayuntamiento de la ciudad y la Empresa Mixta Nuevo Cementerio de Castelló en colaboración con el Grup per la Recerca de la Memòria Històrica, dignificó durante el año 2016 el recinto en el cual se encuentra el antiguo cementerio civil de la ciudad. Un espacio muy poco cuidado durante muchos años, incluso tapiado durante la Dictadura.
La actuación consistió en la instalación, por una parte, de 14 paneles de hierro con maceteros y las inscripciones de los nombres de las cerca de 1.000 personas víctimas de la represión franquista enterradas en el cementerio de Castelló, y por otra, de la instalación de una placa informativa sobre un atril con una explicación histórica del recinto y de las personas allí enterradas, que resumidamente dice así:
Finalizada la Guerra Civil, el nuevo régimen franquista impuso el terror y la violencia para perpetuarse en el poder con un absoluto desprecio por el respeto a los derechos humanos. La represión significó un elemento fundamental para la consolidación del régimen. Más de 1.300 víctimas mortales, entre las cuales había centenares de fusiladas, muertos en prisiones y centros de detención, así como asesinatos de guerrilleros y supuestos colaboradores del maquis por la aplicación de la Ley de Fugas, son el rastro sangriento que durante un periodo prácticamente de dos décadas, dejó la represión franquista en las comarcas de Castelló. En el cementerio de Castelló se enterraron un total de 969 de estas víctimas.
Desde 1926, este recinto alojaba los restos de personas que no profesaban la religión católica —librepensadores, masones o practicantes de otras religiones—y de los suicidas, que se encontraban enterrados en tumbas alineadas a las paredes del recinto o en alguno de los nichos que encontramos en este espacio. Será a partir de finales de 1938 cuando comiencen a utilizar el espacio central para enterrar a 530 víctimas de las cerca de un millar que se enterraron en el cementerio. Estas personas fueron enterradas en filas cavadas en la tierra longitudinalmente y los cuerpos colocados uno junto a otro —sin caja—, hasta completar un total de 14 filas, en algunas de las cuales simultáneamente también se continuó enterrando a personas que no eran víctimas de la represión